Ventas navideñas no arrancan en Maracaibo: “La revolución nos robó la ilusión de hacer las hallacas en familia”

Ventas navideñas no arrancan en Maracaibo: “La revolución nos robó la ilusión de hacer las hallacas en familia”

 

 

 

En Maracaibo llegó la Navidad y también las ofertas en los ingredientes de la hallaca, platillo característico de estas celebraciones en la ciudad.

Por Corresponsalía lapatilla.com

Los buhoneros y comerciantes informales aseguran que acudieron a las ofertas para llamar a la clientela. Dijeron a lapatilla.com que las ventas están de regular a malas.

En un recorrido por el mercado Las Pulgas, ubicado en el casco central, los precios de los ingredientes para la preparación de la tradicional comida, bajaron de precio en relación con el inicio del mes de noviembre.

Un kilo de pasitas se consigue en 3,5 dólares; la aceituna, que es uno de los ingredientes más demandados, está en 5,5 dólares, mientras que la alcaparra están en 4 dólares.

Rafael Díaz tiene más de tres décadas vendiendo productos e ingredientes navideños. A su familia la sustenta con este oficio. Dijo que esta temporada pensó que arrancaría con mejor pie, pero nada.

“Tuve que bajar los precios para poder vender. Estos ingredientes son típicos y consumidos en mayor cantidad en este tiempo, y por eso no se pueden estancar. Entonces prefiero ganar 0,20 o 0,30 centavos de dólar por kilo que tener la mercancía parada”, relató el vendedor.

Audio Peña es un viejo vendedor del mercado Las Pulgas y dijo que para este fecha, años atrás como hasta el 2013, ya había vendido alrededor de 500 paquetes de bijao (hojas de plátanos en la que se envuelven las hallacas). En lo que va de mes no ha vendido ni 100 paquetes.

María González estaba caminando por el mercado buscando los mejores precios. Reconoció que muchos rubros bajaron su costo.

Ella vende hallacas y bollos. Contó que lo que tiene más salida es el bollo, comida que se prepara con masa de harina de maíz y guiso.

“El bollo está teniendo más salida, lo vendo en 1 dólar o 37 bolívares. Se le pone menos guiso y se vende más. La hallaca lleva más relleno y la oferto en 1,5 dólares”, precisó.

Lo cierto es que los vendedores reportan disminución en las ventas para esta temporada de alrededor de 35 %. Les preocupa que a muchos empleados les han pagado los aguinaldos y las ventas no arrancan.

Una dama de 45 años, empleada pública que prefirió no dar su nombre, rechazó la cancelación de los aguinaldos por partes. A su juicio con este sistema el dinero rinde menos.

“No es lo mismo, por ejemplo, que nos paguen 3.000 bolívares completos que dividirlos en cuatro partes, así no rinde. Yo no he podido comprar para hacer las hallaquitas, que es una tradición. Porque con un cuarto del pago, no alcanza para los ingredientes. Hasta esto nos robó la revolución, la ilusión de hacer las hallacas en familia. Bueno, los pocos que quedamos aquí”, contó entristecida.