Biden amenazó con vetar intentos de revocar su ley de la inflación

La vicepresidenta de EE. UU., Kamala Harris, y el presidente de la Cámara de Representantes de EE. UU., Kevin McCarthy (R-CA), escuchan mientras el presidente de EE. UU., Joe Biden, pronuncia sus comentarios durante el discurso sobre el estado de la Unión en la Cámara de Representantes del Capitolio de EE. UU. en Washington, DC, el 7 de febrero. 2023. (Foto de SAUL LOEB / AFP)

 

 

El presidente de EE.UU., Joe Biden, advirtió este martes de que vetará los intentos de revocar su ley de reducción de la inflación, sobre todo si buscan impedir la reducción de los precios de los medicamentos.





“Algunos miembros (del Congreso) están amenazando con retirar la ley de reducción de la inflación. No se equivoquen, si intentan hacer algo para aumentar el coste de los medicamentos, lo vetaré”, advirtió en su discurso sobre el Estado de la Unión.

En una intervención plagada de mensajes a la bancada republicana con la misma petición, “acabemos el trabajo”, en numerosas cuestiones, Biden hizo llamamientos al trabajo conjunto, pero avisó al partido en la oposición de que no aceptará todas sus premisas.

Y recordó algunos de los planes de los republicanos, quienes “en lugar de hacer a los más ricos pagar su parte justa quieren poner cláusulas para revisar cada cinco años planes como los de Medicare o la Seguridad Social y pretenden que “Estados Unidos se ahogue en su propia deuda por primera vez en su historia. No dejaré que pase”.

Añadió que Medicare y la Seguridad Social son “salvavidas” para millones de personas mayores que han pagado por estos beneficios “desde la primera nómina que recibieron cuando empezaron a trabajar”.

“Si alguien trata de cortar la Seguridad Social, los pararé, y si trata de cortar Medicare, los pararé”, advirtió.

Biden prometió que el año que viene presentará su plan fiscal y pidió a los republicanos que muestren el suyo y especifiquen cuáles son sus medidas: “Podemos sentarnos a discutir ambos planes juntos”, dijo en su mensaje a los conservadores.

EFE