¿Cómo sabemos si el impacto de la sonda Dart movió realmente el asteroide?

 REUTERS

 

La sonda DART se estrelló contra su objetivo, el pequeño asteroide Dimorfo, cumpliendo casi al segundo el programa previsto. A la velocidad de una bala disparada con un Magnum 44, contra una roca de 160 metros de diámetro, a 11 millones de kilómetros de la Tierra, alcanzó la diana.

Por: El País

Las imágenes transmitidas por la cámara de la sonda durante los últimos minutos de su trayectoria resultaron realmente espectaculares. Primero pudo verse el conjunto del asteroide principal, Dídimo, y su satélite, Dimorfo. Luego, a medida que DART se aproximaba a más de 6 kilómetros por segundo, el primero fue saliendo del campo de visión, mientras Dimorfo iba paso a paso aumentando de tamaño.

Las últimas seis o siete imágenes se centran en este asteroide, que en pocos instantes pasó de ser un simple punto luminoso a mostrar algunos detalles superficiales y, por fin, a unos primeros planos de detalle que hicieron gritar de satisfacción a todo el equipo del control de vuelo.

Al contrario que otros asteroides, en los que alternan zonas abruptas con extensiones de polvo casi lisas, Dimorfo está literalmente tachonado de rocas. En la última imagen, que solo se pudo transmitir en parte debido a la destrucción de la sonda, pueden apreciarse detalles de menos de un palmo. Y luego, fundido a rojo: “¡Tenemos impacto!”.

Puedes leer la nota completa en El País