Matrícula escolar en Zulia va en picada para el periodo 2022-2023

Un hombre camina en un aula vacía de la escuela pública de Ologa, estado Zulia, Venezuela, el 6 de septiembre de 2021. – La población de Ologa enfrenta un grave problema por la falta de educación, aunque está lejos de ser su principal problema. ya que, desde hace mucho tiempo, también padecen falta de luz, agua y gas doméstico. (Foto de Federico PARRA / AFP)

Las autoridades del Magisterio Único Zuliano informaron que el retraso en el inicio del periodo académico administrativo se debe a varias causas y aseguran que la educación en Venezuela está en terapia intensiva.

Corresponsalía lapatilla.com

La precariedad en la matrícula, la falta de maestros y las pésimas condiciones de las escuelas son algunas de las causas de la caída de la educación.

Gualberto Más y Rubí, presidente del Sindicato Unitario de Magisterio del Estado Zulia (Suma- Zulia) denunció que el Ministerio del Poder Popular para la Educación continúa formando jóvenes a través del programa Chamba Juvenil para que se suplan las vacantes de los profesores de Matemática, Química, Física, Biología e Inglés.

Es alarmante que a través de un curso de 400 horas pretendan formar a alguien para que dé clases. Esto es un tremendo error. Son jóvenes que solo tienen aprobado un bachillerato los que pretenden que enseñen. Esta es la manera cómo el gobierno quiere corregir sus errores, con practicantes de educación“.

A juicio de Más y Rubí, la educación en el país está en decadencia y se debe a la desinversión. Destacó que los maestros en el país trabajan más por vocación que por salario. Recordó que nuevamente con el reciente aumento del dólar, el salario de los profesionales de la educación es insuficiente.

Un docente tipo 6, que debe tener 21 años de experiencia y u postgrado, su salario quedó por debajo de los 100 dólares, no hay motivación. Se quedan en sus hogares, dan clases desde allí, cobran semanal por niño tres dólares o más y así perciben mucho más”.

La autoridad sindical dijo con preocupación que la caída de la matrícula escolar es abismal. Hasta la fecha no han inscrito a muchos niños y adolescentes. Según sus cálculos, este año disminuyó en un 90% la matrícula escolar.

Citó como ejemplo el colegio Gran Mariscal de Ayacucho, en la parroquia Antonio Borjas Romero de Maracaibo. Para este año escolar solo tiene inscrito 50 alumnos y es una institución con capacidad para albergar hasta 700 niños por año escolar.

Así mismo, manifestó su preocupación por los adolescentes que no están estudiando por salir a las calles a buscar el sustento de sus hogares. “Con hambre nadie estudia”, recalcó.